La nueva Ley Hipotecaria beneficiará a los autónomos

La nueva Ley Hipotecaria beneficiará a los autónomos

No todo van a ser disgustos. Ante la sensación de que los autónomos son los grandes sufridores del sistema, las novedades que se plantean para la nueva Ley Hipotecaria suponen un soplo de aire fresco para este colectivo. 

En los últimos meses los medios de comunicación especializados han ido avanzando algunos parámetros de esta nueva normativa, siendo uno de los aspectos más destacables el notable incremento del control en la comercialización de los préstamos hipotecarios.

La intención del Ejecutivo es adaptar la legislación española a la normativa europea, concretamente a la relativa a los créditos concedidos para la compra de vivienda. Pero a su vez hay una clara intención de reforzar la protección al consumidor en el terreno hipotecario para tratar de evitar la creciente judicialización de estos préstamos.

Según se puede leer en el preámbulo del anteproyecto de ley,  la protección alcanzará a todas las personas físicas y a colectivos como el de los trabajadores autónomos.

En concreto se obligará a la banca a explicar, con un detalle que hasta la fecha resulta inédito, las condiciones que establece a sus clientes en las operaciones de préstamos hipotecarios. La principal novedad, y diferencia fundamental con la normativa actual, consiste en que la llave de todo el asunto la tendrán los notarios. De manera que no se podrá otorgar el acta si el notario detecta un imcumplimiento de la normativa en la fase precontractual.

La reforma hipotecaria que ultima el Gobierno hará descansar sobre las espaldas de los notarios la responsabilidad de que los préstamos cuajen solo si la comercialización ha sido la adecuada.

La figura de los notarios y de los registradores de la propiedad y mercantil cobran un papel notable en la lucha contra la venta indebida de estos préstamos hipotecarios ya que tendrán la capacidad de impedir, oponiéndose a su autorización, aquellos contratos donde detecten condiciones abusivas, bien porque no cumplan con las normas o bien porque así hayan sido calificadas por sentencias con valor de jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Con esta actuación del Gobierno los consumidores van a encontrar sus derechos más protegidos dado que los profesionales intervinientes van a controlar la actuación de la banca en cuanto al cumplimento por parte de éstos de la norma establecida, impidiendo el otorgamiento o inscripción de los préstamos si la actividad de la banca no se ha adecuado a las nuevas normas que establecerá el Gobierno en esta materia.