Hay que mirar el suelo de la hipoteca

Hay que mirar el suelo de la hipoteca

Titular en todos los medios de comunicación, el tema de las cláusulas suelo en las hipotecas es de plena actualidad. Por eso convendría dedicar un momento para mirar las posibilidades que tenemos de reclamar ese derecho.

El Real Decreto aprobado el pasado día 21 de enero tiene por objeto el establecimiento de medidas que faciliten la devolución de las cantidades indebidamente pagadas a las entidades de crédito en aplicación de las cláusulas suelo contenidas en los contratos de préstamos hipotecarios. En virtud al mismo, las financieras deberán implantar un sistema de reclamación previa a la interposición de demandas judiciales.

Los consumidores afectados podrán presentar las reclamaciones solicitando la devolución íntegra de las cantidades abonadas desde la fecha de la firma del contrato de préstamo hipotecario. Recibida la reclamación, la entidad de crédito deberá efectuar un cálculo de la cantidad a devolver. El consumidor manifestará si está de acuerdo con el cálculo. Una vez convenida la cantidad a devolver, el consumidor y la entidad de crédito podrán acordar la adopción de una medida compensatoria que puede ser distinta a la devolución del efectivo.

El plazo máximo para que el consumidor y la entidad lleguen a un acuerdo y se ponga a disposición del primero la cantidad a devolver será de tres meses a contar desde la presentación de la reclamación.

En el caso en que la entidad considere que la devolución no es procedente, comunicará al consumidor  las razones en que se motiva su decisión, dándose por concluido el procedimiento extrajudicial.

Para abordar el asunto desde un punto de vista fiscal,  se ha modificado la Ley del IRPF con la incorporación de la Disposición Adicional Cuadragésima Quinta, indicándose que las cantidades cobradas de las entidades financieras no se deberán integrar en la base imponible del IRPF y que las cantidades previamente satisfechas por el contribuyente objeto de la devolución, si las mismas formaron parte de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual, se perderá el derecho a practicar la deducción en relación con las mismas, debiéndose corregir dicha situación con la presentación de la declaración complementaria correspondiente. Además, los intereses indemnizatorios que se perciba tampoco deberán integrarse en la Base Imponible del Ahorro.