¿Qué pasa con los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades?

¿Qué pasa con los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades?

En los últimos días las modificaciones del Impuesto de Sociedades han ocupado los titulares de los principales medios de comunicación. Lo primero que tendríamos que tener en cuenta es que dichas modificaciones sólo afectan a las empresas que facturan más de 10 millones de euros. Además, pese a lo que se va divulgando en la prensa sobre una subida de presión fiscal, esto no es así ya que la medida sólo supone un adelantamiento de tesorería para Hacienda y una descapitalización para las empresas pero no un aumento de la presión fiscal. El nuevo sistema implica que a lo largo del año se anticipará tesorería a Hacienda y en la liquidación del Impuesto sobre Sociedades se recuperará ese adelanto pagando menos. La noticia ha saltado a la palestra tras la aprobación del Real Decreto-Ley 2/20016 de medidas tributarias dirigidas a la reducción del déficit público, mediante el que se ha modificado el régimen legal de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades. Esta norma establece una cantidad mínima a ingresar a través del pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades para los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios, en los 12 meses anteriores, sea igual o superior a 10 millones de euros. Esta cantidad será del 23% del resultado positivo de la cuenta de pérdidas y ganancias. Lo que es evidente es que tal adelantamiento financiero tendrá un efecto positivo en el déficit de este año ya que se adelantan recursos que estaban previstos recibirse en 2017. Pero la solución resuelve sólo en parte el problema pues  para el 2017 ya no se contará con los recursos que,...
¿Qué pasa si no presento las cuentas anuales?

¿Qué pasa si no presento las cuentas anuales?

El estrés del día a día, la acumulación de obligaciones o la simple dejadez puede llevar a una sociedad a pasar por alto un procedimiento mercantil como es la presentación de las cuentas anuales al Registro Mercantil. Hasta ahora era totalmente anecdótico que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) sancionara a una empresa por el incumplimiento  de esta obligación pero en los últimos meses se ha iniciado una campaña con multas que van desde los 1.200 euros hasta los 60.000 a aquellas empresas que se han saltado este paso. La Ley de Sociedades de Capital establece la obligación de presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil en el plazo de 30 días desde la celebración de la junta general que aprueba las mismas. En el caso de que dicha presentación no se produzca, se marcan unas sanciones que, como decíamos anteriormente, oscila entre 1.200 y 60.000 euros, graduándose en función de las partidas del activo y de la cifra de negocio de la entidad en el último Impuesto sobre Sociedades presentado (la sanción puede llegar hasta los 300.000 euros palas las sociedades que facturan más de seis millones de euros). Además esa misma ley establece la posibilidad de la derivación de responsabilidad de las sanciones en el órgano de administración de la sociedad. Otro efecto del incumplimiento del depósito de las cuentas anuales en el Registro Mercantil es el  “cierre” de la hoja registral de la sociedad, de tal forma que la misma no podrá inscribir la mayoría de actos que realice como un cambio de domicilio, una reducción de capital… Por consiguiente y dada la responsabilidad...