Si te vas…tus impuestos viajan contigo

Si te vas…tus impuestos viajan contigo

Es cada vez más habitual que en el ejercicio de la actividad empresarial se tenga que llevar a cabo un traslado de domicilio a un país extranjero. Cuando esta situación se produce, no debemos olvidar en nuestros preparativos regular nuestra situación fiscal.

Es importante tener en cuenta que al superar los 183 días al año en el país de destino, seguramente el desplazado adquirirá la residencia fiscal en su nueva ubicación, por lo que deberá tributar en él por todas sus rentas. No obstante, el hecho de cumplir los requisitos para ser considerado residente en el extranjero no es suficiente para dejar de tributar en España.

En primer lugar, se debe comunicar a Hacienda el cambio de domicilio al país extranjero. Además, hay que solicitar a las autoridades fiscales del país de destino un certificado confirmando que es residente fiscal en dicho territorio, pues  cuando Hacienda vea que no presenta el IRPF, exigirá dicho certificado. Y si no puede aportarlo, liquidarán el IRPF como si todavía fuese residente.

En estas situaciones, existe la posibilidad de que el país de destino haya firmado un convenio para evitar la doble imposición con España, si fuera así, al solicitar el certificado hay que asegurarse de que éste diga de forma expresa que es residente fiscal en dicho país “según convenio”. Es necesario ser explícito en este aspecto, pues puede darse la situación de que las leyes de los dos países se solapen de forma que un individuo sea considerado residente fiscal en España y  a su vez lo considere también residente fiscal la normativa del país de destino. Ante esta situación, son los propios convenios los que  acaban dictando dónde y cómo se debe tributar. 

Es importante también tener en cuenta que el certificado se emita en inglés ya que al no estar escrito en castellano, Hacienda puede exigir una traducción; no obstante, si está en inglés no suele pedirla.

La validez  de este documento es de un año, por lo que, cuando haya transcurrido dicho plazo, hay que solicitar su renovación.