La nueva Ley Hipotecaria beneficiará a los autónomos

La nueva Ley Hipotecaria beneficiará a los autónomos

No todo van a ser disgustos. Ante la sensación de que los autónomos son los grandes sufridores del sistema, las novedades que se plantean para la nueva Ley Hipotecaria suponen un soplo de aire fresco para este colectivo.  En los últimos meses los medios de comunicación especializados han ido avanzando algunos parámetros de esta nueva normativa, siendo uno de los aspectos más destacables el notable incremento del control en la comercialización de los préstamos hipotecarios. La intención del Ejecutivo es adaptar la legislación española a la normativa europea, concretamente a la relativa a los créditos concedidos para la compra de vivienda. Pero a su vez hay una clara intención de reforzar la protección al consumidor en el terreno hipotecario para tratar de evitar la creciente judicialización de estos préstamos. Según se puede leer en el preámbulo del anteproyecto de ley,  la protección alcanzará a todas las personas físicas y a colectivos como el de los trabajadores autónomos. En concreto se obligará a la banca a explicar, con un detalle que hasta la fecha resulta inédito, las condiciones que establece a sus clientes en las operaciones de préstamos hipotecarios. La principal novedad, y diferencia fundamental con la normativa actual, consiste en que la llave de todo el asunto la tendrán los notarios. De manera que no se podrá otorgar el acta si el notario detecta un imcumplimiento de la normativa en la fase precontractual. La reforma hipotecaria que ultima el Gobierno hará descansar sobre las espaldas de los notarios la responsabilidad de que los préstamos cuajen solo si la comercialización ha sido la adecuada. La figura de los notarios y de los registradores de...
El día de la liberación fiscal

El día de la liberación fiscal

El día de la liberación fiscal es el día en que dejas de trabajar para Hacienda y  empiezas a trabajar para ti, o para el banco, si es que tienes un préstamo con una entidad financiera. Por término medio en España el día de la liberación fiscal se produce pasados los primeros seis meses del año. Es decir, por término medio trabajamos seis meses para la Hacienda Pública. Y, antes de que acabe esa fecha, hay que cumplir con la Administración Tributaria. Efectivamente antes del 30 de junio, todos los años, debemos presentar la declaración del IRPF  a  la Agencia Tributaria. Tenemos que echar cuentas con Hacienda y ver si la declaración nos sale a pagar o a devolver. ¿Pero realmente sabemos lo que le pagamos al fisco? Evidentemente el 30 de junio sabemos lo que tenemos que pagar en esa fecha o lo que el fisco nos devolverá. ¿Pero sabemos lo que nos cuesta la factura de Hacienda al cabo del año? Más bien, nadie lo sabe.  No es lo que pagas en junio, sino lo que has pagado durante todo el año en imposición directa, mes a mes, en las retenciones de las nóminas, en los dividendos o en los alquileres. ¿Realmente sabemos cuánto es? Y si sale a devolver nos quedamos tan contentos, porque no tenemos que realizar ningún ingreso al fisco, pero es que, en el fondo, ya lo hemos adelantado durante el año; hemos ingresado de más, o dicho en otras palabras, le hemos concedido un préstamo a la Hacienda Pública por el importe de la devolución. Un préstamo a un año y a tipo...