El Supremo aclara a Hacienda qué es “actividad económica”

El Supremo aclara a Hacienda qué es “actividad económica”

Según Hacienda, cuando el contribuyente inicia una nueva actividad y tarda varios ejercicios en iniciar el proceso de ventas, o cuando su actividad se reduce manteniéndose la estructura de gastos en espera de que reviertan los ingresos,  no se está desarrollado actividad económica alguna y  por ello no se pueden deducir o compensar fiscalmente los gastos que se generan. Pues bien, ante la posible ambigüedad de la situación, en una reciente sentencia el Tribunal Supremo ha dejado claro a la Agencia Tributaria el concepto de actividad económica recogido en la norma tributaria. De tal manera que se le dice a Hacienda que para que exista una actividad económica NO es requisito indispensable que la actividad genere ingresos y beneficios sino que es suficiente con que se produzca, por parte del contribuyente, una ordenación de medios materiales y humanos con la intención de intervenir en los procesos económicos mediante la entrega de bienes o la prestación de servicios. Esta aclaración del Supremo se produce como consecuencia de las regularizaciones en la situación económica de los contribuyentes que últimamente viene realizando la Agencia Tributaria, alegando que la actividad no genera ingresos o que genera pérdidas continuadas durante muchos ejercicios por lo que no se puede hablar de que exista una actividad económica al faltar los requisitos de generar los ingresos  o los beneficios. Tal interpretación provoca que la factura fiscal del contribuyente experimente un considerable aumento ya que se ve incapacitado de poder deducir los gastos en los que incurre o  de compensar las bases imponibles negativas, consecuencia de las pérdidas, con beneficios futuros. En la sentencia el Supremo aclara que, se generen o no beneficios, se realicen...
¿Qué pasa si no presento las cuentas anuales?

¿Qué pasa si no presento las cuentas anuales?

El estrés del día a día, la acumulación de obligaciones o la simple dejadez puede llevar a una sociedad a pasar por alto un procedimiento mercantil como es la presentación de las cuentas anuales al Registro Mercantil. Hasta ahora era totalmente anecdótico que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) sancionara a una empresa por el incumplimiento  de esta obligación pero en los últimos meses se ha iniciado una campaña con multas que van desde los 1.200 euros hasta los 60.000 a aquellas empresas que se han saltado este paso. La Ley de Sociedades de Capital establece la obligación de presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil en el plazo de 30 días desde la celebración de la junta general que aprueba las mismas. En el caso de que dicha presentación no se produzca, se marcan unas sanciones que, como decíamos anteriormente, oscila entre 1.200 y 60.000 euros, graduándose en función de las partidas del activo y de la cifra de negocio de la entidad en el último Impuesto sobre Sociedades presentado (la sanción puede llegar hasta los 300.000 euros palas las sociedades que facturan más de seis millones de euros). Además esa misma ley establece la posibilidad de la derivación de responsabilidad de las sanciones en el órgano de administración de la sociedad. Otro efecto del incumplimiento del depósito de las cuentas anuales en el Registro Mercantil es el  “cierre” de la hoja registral de la sociedad, de tal forma que la misma no podrá inscribir la mayoría de actos que realice como un cambio de domicilio, una reducción de capital… Por consiguiente y dada la responsabilidad...
De la hipoteca a la pensión

De la hipoteca a la pensión

Durante los últimos años el pago de la hipoteca ha sido una de las principales preocupaciones de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país. Un margen de población que abarca de los 30 a los 50 años ha dedicado grandes esfuerzos a afrontar el mayor gasto en el que repercute una familia media española: la hipoteca. Pues bien, los técnicos de Aviva y Deloitte han decidido dar la puntilla a nuestras vacaciones anunciándonos la cantidad de dinero que deberíamos ahorrar anualmente si queremos mantener un nivel de vida aceptable en nuestra jubilación. Ahora que muchos empezaban a ver la luz al final del túnel, ahora que ya se acercaba el día de la cancelación de la hipoteca, resulta que los planes de gastos han de moderarse y contenerse en aras a la jubilación. Por supuesto que no es nada nuevo y hace años que ronda sobre nuestras cabezas la posible quiebra del sistema de pensiones. La fórmula es sencilla: más esperanza de vida y menos natalidad dan un resultado preocupante en cuanto a la sostenibilidad de las pensiones. Según el informe “Un déficit significativo”, la cantidad que necesita ahorrar un joven de 20 años es de 2.700 euros anuales que se convierten en 6.500 euros si la edad son los 50 años. Por supuesto que todo son aproximaciones y claramente en breve habrá que revisar nuestro sistema y articular modificaciones importantes. Pero todo esto pone de relieve el “creciente papel que tendrá el ahorro privado” a la hora de planificar nuestro futuro. ¡Habrá que ir...