¿Y de qué vivo si cierro?

¿Y de qué vivo si cierro?

En tiempos de crisis son muchos los autónomos que alargan la agonía de su negocio ante la incertidumbre de si será posible o no cobrar la prestación por cese de actividad para poder sobrevivir. Y es que a pesar de que la Ley 32/2010, de 5 de agosto, establece un sistema específico de protección, son tantos los requisitos que conseguirlo se convierte en una auténtica cruzada. Según ha comunicado la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta),  hasta el mes de septiembre casi el 50% de las solicitudes presentadas este año han sido denegadas por las entidades gestoras, se han aprobado el 31,62% y el 19% está pendiente. Además, la “falta de expectativa” de los autónomos para llegar a conseguir esta prestación es, probablemente, la causa que explique el bajo número de solicitudes realizadas. Para la asociación, todos estos datos demuestran la necesidad inmediata de proceder a una modificación de la ley de Prestación por Cese de Actividad que proviene de 2010,  algo que,  según parece, ya está recogido en el Proyecto de Ley de Mutuas que se encuentra en tramitación...